Lo barato sale caro: escuelas de bajo costo y equidad

Si hay barruntos de privatización en el horizonte educativo mexicano, es por aquí por donde se atisban

Viernes, 2 de sep de 2016

Juan Espíndola

Hay yerbas que envenenan, y nunca falta el marchante que sale a venderlas, o el charlatán que habla de ellas, como si fueran curativas y milagrosas. Por eso la cautela es virtud indispensable en el mercado herbolario. También en el mercado de las propuestas de política educativa hay mercaderes y charlatanes ofreciendo veneno como si fuera medicina confiable. Así, por ejemplo, en la edición más reciente de la Gaceta de la Política Nacional de Evaluación Educativa en México, el cuaderno de difusión del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación, un par de mercaderes le vienen ofreciendo una “solución de mercado” para alcanzar la justicia, la equidad y la calidad educativa, y cualquier otra cosa que a usted se le ocurra. La solución “novedosa” consiste en apostar por las escuelas de bajo costo (EBC), ese milagro pedagógico que se produce al tomar un espacio cualquiera (un garaje desaprovechado, un sótano sin uso, un almacén olvidado) y convertirlo en aula, metiendo luego ahí a uno o varios “maestros” sin ninguna acreditación ni preparación pero con mucho entusiasmo, y consiguiendo así, sin mucho dinero de por medio, aprendizajes de calidad. Todo ello puesto en marcha con el resorte del lucro y sin el respaldo del Estado, que siempre que ayuda estorba. Pues bien: el argumento, la conclusión y la motivación de la propuesta son superficiales e ideológicas. Importa mirarlo, por si acaso algún emprendedor mexicano, cansado de bloqueos carreteros y mítines en el Zócalo, quiere hacer suyas estas “soluciones de mercado”.

(Lee el resto del artículo en el blog de Educación de Nexos)